Make your own free website on Tripod.com

Home

Madre..... | Amigos | Tu Testimonio | Mi Testimonio | Preguntas Biblicas | Simbolos Satanicos | Poemas | Protagonista de la Biblia | Mensajes Subliminales | Fotos de Recuerdos | Fotos de Recuerdos 2 | Noticias Seculares | Tu Foto | Tu Foto 2 | Iglesia Satanica | Cuentos | Pensamientos | Noticias Cristianas | Fotos de Actividades | Mensajes Subliminales 2 | Obra Misionera | Halloween | Fotos Extras | Eres Cristiano? | Clonacion | Ministerio Pasion X Jesus | Contáctenos
El Peniel
Poemas

Escribanos tus poemas favoritos

annesdy19@hotmail.com

Por: Emily Gonzalez
email: boricua_emily@hotmail.com

CAMINOS

Señor, ¿no me das la mano?

¿No ves? Me estoy hundiendo en el cieno del pecado.

Llegué tarde, lo sé, me entretuve por ese camino andando.

Camino, mejor caminos,

¡hay Señor, anduve tantos!

Anduve por aquel que parecia lucir, lienzo de nubes de color blanco y eran nubes de polvo, polvos sucios.

Los ojos de la carne me han engañado.

Caminé con pie firme en el otro, altiva la cabeza, y encumbrado.

Pero cedio a mis pies todo el camino.

Era Señor, mi orgullo tan pesado, y el otro iluminado por las velas, los lirios, las liturgias y los cantos.

Cuando pasé por él, no hubo mas voces. Las velas y los lirios se apagaron.

¡Como engañan los hombres, Señor mio!

¡Cuantos falsos caminos me indicaron!

Caminé lejos y conté mis pasos.

Miro a mis pies y estoy desalentado.

No moví un paso en este lodo inmundo.

¡Señor, Señor, estoy hundido en el pecado.

Y que será de mí cuando ya sienta que el fango va subiendo despiadado, me cubra el pecho y entre en mi garganta, y se apague mi voz y el fin haya llegado.

¡Hay que será de mí, Señor, Señor!

¿Me escuchas?, perdido estoy si no me das la mano. Quizas tampoco tú sacarme puedas.

Quizas soy yo que tarde te he buscado.

¡Pero mira Señor, mira!, ¿no ves?

¿No ves mis ojos? Estan humedos.

¿Ves?, se han mojado. ¿Ves como golpean aqui dentro? Mi corazón tambien está llorando.

¡Soy yo, Señor!, yo soy que me arrepiento, del lodo en que yo mismo me he ensuciado, de andar por los caminos que me han dicho, de volverte la espalda Dios amado!

Te dije.... Te dije, Amado. ¿Ves Señor?

Te quiero, te dije Amado. ¿Ves Señor?

Te amo, y lo dije con voz que era un sollozo.

Lo dije de rodillas y temblando.

Quiero estar junto a ti, no quiero lodo.

Quiero tu firme amor, no quiero fango.

No tengo nada, ni me quedan fuerzas.

Mas viviré si tu me das la mano.

¡Señor, Señor! ¿no me respondes?

Mas presiento que ocurrira tal vez algún milagro. Las lagrimas dejaron ya mis ojos, mi corazón cesó con su quebranto.

¡Señor, Señor! ¿no me respondes?

Y parece como si un viento suave y perfumado, acariciara con amor mi rostro.

¡¡Señor!! ¡Mira, Señor!, ya no hay mas barro!

Ya puedo caminar con paso firme.

Ya no se mueve el suelo con mis pasos.

Ya no hay lodo que ensucie mas mi vida.

Tú solo me sacaste de este fango.

¡Señor, me diste la mano! ¿no ves?

Jamás he de hundirme en el cieno del pecado.

Porque, limpiaste con sangre, ese camino de barro.



Por: Emely Gonzalez

Mensaje de Jesús

¿Por qué te confundes y te agitas ante los problemas de la vida?
Déjame al cuidado de todas tus cosas y todo te irá mejor.
Cuando te abandones a mi, todo se resolverá con tranquilidad
Según mis designios. No te desesperes, no me dirijas una oración agitada,
Como si quisieras exigirme el cumplimiento de tus deseos.
Cierra los ojos del alma y dime con calma,
Jesús, yo confío en ti.

Evita las preocupaciones y angustias
Y los pensamientos sobre lo que pueda suceder después.
No estropees mis planes, queriéndome imponer tus ideas.
Déjame ser Dios y actuar con libertad. Abandónate confiadamente a mí.
Reposa en mí y deja en mis manos tu futuro. Dime frecuentemente:
Jesús, yo confío en ti.

Lo que mas daño te hace es tu razonamiento
y tus propias ideas y querer resolver las cosas a tu manera.
Cuando me dices:
Jesús, yo confío en ti,
No seas como el paciente que le pide al médico que lo cure,
Pero sugiere el modo de hacerlo. Déjate llevar en mis brazos divinos,
No tengas miedo,
Yo te amo.

Si crees que las cosas empeoran o se complican a pesar de tu oración,
Sigue confiando. Cierra los ojos del alma y confía.

Continúa debiéndome a toda hora:
Jesús, yo confío en ti. Necesito las manos libres para poder obrar.
No me ates con tus preocupaciones inútiles,
Satanás quiere eso: agitarte, quitarte la Paz.
Confía solo en Mí.
Así que no te preocupes, hecha en Mi todas tus angustias
Y duerme tranquilamente. Dime siempre:
Jesús yo confío en ti,
Y verás grandes milagros. Te lo prometo por mí Amor.




Quiero Ungirle
Author: Jose Enrique Casasus

Oh, si pudiera tambien yo tener,
aquel frasco de perfume de nardo;
y a Cristo mi Senor ponerlo ofrecer,
como Maria con su gesto gallardo.

Aquel perfume autentico y puro,
aquel que le da exquisita calidad,
que su rica esencia cubre el futuro,
es el que quiero hoy con ansiedad.

Que sea tu valor de miles denarios,
y si es su precio alto como el cielo,
a El estaria ungiendo con varios,
con santo amor y profundo celo.

En Jesucristo derramandolo estaria,
ante un pueblo que vea mi gesto,
que para El sera grata dinfonia,
como el que en Betania fue manifiesto.

Con mi vida toda quiero yo ungirle,
derramandole a torrente mi ser,
porque quiero por siempre bendecirle
y gozar con El a su amanecer.




.






.





.