Make your own free website on Tripod.com
El Peniel

Home

Madre..... | Amigos | Tu Testimonio | Mi Testimonio | Preguntas Biblicas | Simbolos Satanicos | Poemas | Protagonista de la Biblia | Mensajes Subliminales | Fotos de Recuerdos | Fotos de Recuerdos 2 | Noticias Seculares | Tu Foto | Tu Foto 2 | Iglesia Satanica | Cuentos | Pensamientos | Noticias Cristianas | Fotos de Actividades | Mensajes Subliminales 2 | Obra Misionera | Halloween | Fotos Extras | Eres Cristiano? | Clonacion | Ministerio Pasion X Jesus | Contáctenos
Cuentos

Escribeme cuentos. Dios te bendiga.

annesdy19@hotmail.com


Por: Angela

Dios habla aún con las personas?


Un joven de vida espiritual fue a una reunión de estudio de la Biblia en la residencia de un matrimonio amigo.

Era noche de jueves.
El matrimonio dividió el estudio entre oír a Dios y obedecer la palabra
del Señor.
El joven no podía dejar de querer saber si "Dios aun habla con las personas".

Después del estudio, el salió para tomar un café con los amigos que estaban
en la reunión familiar, y discutían un poco más sobre el
mensaje de esa noche.

De formas diversas ellos hablaban cómo Dios había conducido sus vidas
de maneras tan diferentes.

Eran aproximadamente las 22 horas cuando el joven se despidió de sus amigos y comenzó a dirigirse a su casa.
Sentado en su automóvil, comenzó a pedir:
"Dios, si aún hablas con las personas, habla conmigo. Yo te escuchare.
Haré todo para obedecerte"

Mientras conducía por la avenida principal de la ciudad, tuvo un pensamiento muy extraño, como si una voz hablase dentro de su cabeza:
"Para y compra un litro de leche".

El movió su cabeza y dijo en alto: "Dios, ¿eres tú, Señor?".
No obtuvo respuesta y continuó dirigiéndose para su casa.
Sin embargo, nuevamente, surgió el pensamiento:
"Compra un litro de leche".
El joven pensó en el pasaje de la Biblia que habla de Samuel y cómo él no
reconoció la voz de Dios, y cómo Dios habló con Samuel.
¡Muy bien, Dios!

En caso de ser el Señor, voy a comprar la leche.
Esto no parece ser una prueba de obediencia muy difícil.
Total, uno podrá también usar la leche.

Así que paró, compró la leche y reinició su camino a casa.
Cuando pasaba por la séptima avenida, nuevamente sintió un pedido:
"Gira en aquella calle".
Esto es una locura, pensó y pasó de largo el retorno.
Nuevamente sintió que debería haber girado en la séptima avenida.
En el siguiente retorno, el giró y se dirigió por la séptima avenida.

Medio bromeando, dijo en voz alta:
"Muy bien, Dios. Lo haré".
Siguió avanzando por algunas cuadras cuando de repente
sintió que debía parar.
Se detuvo y miró a su alrededor.

Era un área mixta comercial y residencial.
No era la mejor área, más también no era la peor de la vecindad.
Los establecimientos estaban cerrados y la mayoría de las casas
estaban a oscuras, como si las personas ya se hubiesen ido a dormir, excepto una del otro lado de la calle y que estaba cerca.

Nuevamente, sintió algo, "Ve y dale la leche a las personas que están en aquella casa del otro lado de la calle".
El joven miró la casa.
Comenzó a abrir la puerta del coche, pero se volvió a sentar.
"¡Señor, esto es una locura!"
¿Cómo puedo ir a una casa extraña en medio de la noche?".

Una vez más, sintió que debería ir a dar la leche.
Finalmente, abrió la puerta,"Muy bien, Dios, si eres el Señor,
iré y entregaré la leche a aquellas personas.
Si el Señor quiere que yo parezca un loco, muy bien.
Yo quiero ser obediente.
Pienso que esto va a contar para algo; sin embargo,
si ellos no responden inmediatamente, me iré en el mismo acto.

Atravesó la calle y toco la campanilla.
Pudo oír un barullo viniendo desde dentro, parecido al llanto de una criatura. La voz de un hombre sonó alto:
¿Quien está ahí? ¿Que quiere?.
La puerta se abrió antes que el joven pudiese huir.
De pie, estaba un hombre vestido de jeans y camiseta.
Tenía un olor extraño y no parecía feliz de ver a un desconocido
de pie en su solera.

"¿Que pasa?"
El joven le entrego la botella de leche.
"Compre esto para ustedes".

El hombre tomó la leche y corrió adentro hablando alto.
Después, una mujer pasó por el corredor cargando la leche
en dirección a la cocina.
El hombre la seguía, sosteniendo en brazos una criatura que lloraba.
Lagrimas corrían por el rostro del hombre y luego comenzó a hablar,
medio sollozando:
"Nosotros oramos".
Tenemos muchas cuentas que pagar este mes y nuestro
dinero se había acabado.
No teníamos más leche para nuestro bebe.
Apenas ore le pedí a Dios que me mostrase una manera de conseguir leche.

Su esposa grito desde la cocina:
"Pedí a Dios que me mandara un ángel con un poco... "
¿Ud. es un ángel?

El joven tomó su cartera y sacó todo el dinero que había en ella y
lo colocó en las manos del hombre.
Se dio media vuelta y se fue a su vehículo,
mientras las lágrimas corrían por sus mejillas.
El experimentó que Dios, todavía responde los pedidos de los justos.



Por: Ricardo Nazario

Titulo: Desconocido

>>-- Un joven que fue criado como ateo estaba entrenando para Salto

>>Ornamental a nivel olimpico. La unica influencia religiosa que >>recibio >> en su vida, le llego a traves de un amigo cristiano. El >>deportista no >>presto mayor atencion a los sermones de su amigo, aunque los >>escuchaba con >>frecuencia. Una noche, fue a la piscina de la universidad a la que >>pertenecia. Las luces estaban todas apagadas, pero como la noche >>estaba >>clara y la luna brillaba, habia suficiente luz para practicar. El >>joven se >>subio al trampolin mas alto y a lo que volvio la espalda a la >>piscina >> al filo de la rampa y tendio sus brazos, vio su propia sombra en >>la pared.
>>
>> La sombra de su cuerpo tenia la forma exacta de una cruz. En >>lugar de >> saltar, se arrodillo y finalmente le pidio a Dios que entrara en >>su vida. >>I LOVE YOU Mientras el joven permanecia quieto, el personal de >>limpieza >>ingreso y >> encendio las luces. "HABIAN VACIADO LA PISCINA PARA
>>REPARARLA".
>> Esta es la prueba mas simple que existe,


Por: Autor Deconocido

CONVERSACIÓN CON DIOS

HOMBRE: Padre Nuestro que estas en los cielos..

DIOS: Si.. Aquí estoy..

HOMBRE: Por favor ... no me interrumpa. ¡Estoy rezando!

DIOS: ¡Pero tu me llamaste!..

HOMBRE: ¿Llamé? No llamé a nadie. Estoy rezando.... Padre Nuestro que estas en los cielos...

DIOS: ¡¡¡Ah!!! Eres tú nuevamente.

HOMBRE: ¿Cómo?

DIOS: ¡Me llamaste! Tú dijiste: Padre Nuestro que estás en los Cielos. Estoy aquí. ¿En que te puedo ayudar?

HOMBRE: Pero no quise decir eso. Estoy rezando. Rezo el Padrenuestro todos los días, me siento bien rezando así. Es como cumplir con un deber. Y no me siento bien hasta cumplirlo.

DIOS: Pero ¿cómo puedes decir Padre Nuestro sin pensar que todos son tus Hermanos, ¿Cómo puedes decir que estás en los cielos, si no sabes que el cielo es paz, que el cielo es amor a todos...

HOMBRE: Es que realmente no había pensado en eso.

DIOS: Pero... prosigue tu oración.

HOMBRE: Santificado sea tu nombre...

DIOS: ¡Espera ahí! ¿Qué quieres decir con eso?

HOMBRE: Quiero decir... quiero decir... lo que significa. ¿Cómo lo voy a saber? Es parte de la oración. ¡Solo eso!

DIOS: Santificado significa digno de respeto, santo, sagrado.

HOMBRE: Ahora entendí. Pero nunca había pensado en el sentido de la palabra SANTIFICADO. "Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo..."

DIOS: ¿Estás hablando en serio?

HOMBRE: Claro! ¿Por qué no?

DIOS: ¿Y que haces tú para que eso suceda?

HOMBRE: ¿Cómo qué hago? ¡Nada! Es que es parte de la oración, hablando de eso... sería bueno que el Señor tuviera un control de todo lo que acontece en el cielo y en la tierra también.

DIOS: ¿Tengo control sobre ti?

HOMBRE: Bueno... ¡Yo voy a la Iglesia!

DIOS: ¡No fue eso lo que te pregunté! ¿Qué tal el modo en que tratas a tus hermanos, la forma en que gastas tu dinero, el mucho tiempo que das a la televisión, las propagandas por las que corres detrás, y el poco tiempo que me dedicas a Mi?

HOMBRE: Por favor, ¡Para de criticar!

DIOS: Disculpa. Pensé que estabas pidiendo que se haga mi voluntad. Si eso fuera a acontecer.. ¿Qué hacer con aquellos que rezan y aceptan mi voluntad, el frío, el calor, la lluvia, la naturaleza, la comunidad....

HOMBRE: Es cierto, tienes razón. Nunca acepto tu voluntad, pues reclamo por todo. Si mandas lluvia, pido sol.. si mandas sol me quejo del calor, si mandas frío, continuo reclamando; pido salud, pero no cuido de ella, dejo de alimentarme o como mucho.

DIOS: Excelente que reconozcas todo eso. Vamos a trabajar juntos tú y yo. Vamos a tener victorias y derrotas. Me está gustando mucho tu nueva actitud.

HOMBRE: Oye Señor, preciso terminar ahora, esta oración está demorando mucho más de lo acostumbrado. Continúo..."el pan nuestro de cada día dánoslo hoy"...

DIOS: ¡Para ahí! ¿Me estas pidiendo pan material? No solo de pan vive el hombre sino también de Mi Palabra. Cuando Me pidas el pan, acuérdate de aquellos que no lo tienen. ¡Puedes pedirme lo que quieras, deja que me vea como un Padre amoroso! Estoy interesado en la última parte de tu oración, continúa...

HOMBRE: "Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden..."

DIOS: ¿Y tu hermano despreciado?

HOMBRE: ¿Ves? Oye Señor, él me criticó muchas veces y no era verdad lo que decía. Ahora no consigo perdonarlo. Necesito vengarme.

DIOS: Pero.. ¿Y tu oración? ¿qué quieres decir con tu oración? Tú me llamaste y estoy aquí, quiero que salgas de aquí transformado, me gusta que seas honesto. Pero no es bueno cargar con el peso de la ira dentro de tí! ¿Entiendes?

HOMBRE: Entiendo que me sentiría mejor si me vengara.

DIOS: ¡No! Te vas a sentir peor. La venganza no es buena como parece. Piensa en la tristeza que me causarías, piensa en tu tristeza ahora. Yo puedo cambiar todo para ti. Basta que tú lo quieras.

HOMBRE: ¿Puedes? ¿Pero cómo?

DIOS: Perdona a tu hermano, y Yo te perdonaré a ti y te aliviaré.

HOMBRE: Pero Señor.. no puedo perdonarlo.

DIOS: ¡Entonces no me pidas perdón tampoco!

HOMBRE: ¡Estás acertado! Pero solo quería vengarme, quiero la paz Señor. Está bien, está bien: perdono a todos, pero ayúdame Señor!. Muéstrame el camino a seguir.

DIOS: Esto que pides es maravilloso, estoy muy feliz contigo. Y tú... ¿Cómo te estas sintiendo?

HOMBRE: ¡Bien, muy bien! A decir verdad, nunca me había sentido así. Es muy bueno hablar con Dios.

DIOS: Ahora terminemos la oración.. prosigue...

HOMBRE: "No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal..."

DIOS: Excelente, voy a hacer justamente eso, pero no te pongas en situaciones donde puedas ser tentado.

HOMBRE: y ahora.. ¿Qué quieres decir con eso?

DIOS: Deja de andar en compañía de personas que te llevan a participar de cosas sucias, secretas. Abandona la maldad, el odio. Todo eso te lleva al camino errado. No uses todo eso como salida de emergencia.

HOMBRE: ¡No te entiendo!

DIOS: ¡Claro que entiendes! Has hecho conmigo eso varias veces. Vas por el camino equivocado y luego corres a pedirme socorro.

HOMBRE: Tengo mucha vergüenza, perdóname Señor.

DIOS: ¡Claro que te perdono! Siempre perdono a quien está dispuesto a perdonar también. Pero cuando me vuelvas a llamar acuérdate de nuestra conversación, medita cada palabra que dices. Termina tu oración.

HOMBRE: ¿Terminar? Ah, sí, "AMEN!"

DIOS: ¿Y qué quiere decir "Amén"?

HOMBRE: No lo sé. Es el final de la oración.

DIOS: Debes decir AMEN cuando aceptas todo lo que quiero, cuando concuerdas con mi voluntad, cuando sigues mis mandamientos, porque AMEN quiere decir ASÍ SEA , estoy de acuerdo con todo lo que oré.

HOMBRE: Señor, gracias por enseñarme esta oración, y ahora gracias también por hacérmela entender.

DIOS: Yo amo a todos mis hijos, pero amo más a aquellos que quieren salir del error, a aquellos que quieren ser libres del pecado. ¡Te bendigo, y permanece en mi paz!

HOMBRE: ¡Gracias Señor! ¡Estoy muy feliz de saber que eres mi amigo! Y ahora se que no es rezar si no como es la oraracion.


Por: Nancy

El Juicio

Después de haber vivido "decentemente"
en la tierra, mi vida llegó a su fin.

Lo primero que recuerdo es que estaba
sentado sobre una banca,
en la sala de espera de lo que
imaginaba era una Sala de Jurados.

La puerta se abrió y se me
ordenó entrar y sentarme en la banca de los acusados.

Cuando miré a mi alrededor vi al "Fiscal",
quien tenía una apariencia de villano
y me miraba fijamente, era la persona
mas demoníaca que había visto en mi vida.

Me senté, miré hacia la izquierda y allí
estaba mi abogado, un caballero con una mirada bondadosa cuya apariencia me era familiar.

La puerta de la esquina se abrió,
Su presencia demandaba admiración y respeto.
Yo no podía quitar mis ojos de Él;
se sentó y dijo: "Comencemos".

El Fiscal se levantó y dijo:
" Mi nombre es Satanás y estoy aquí
para emostrar por qué este individuo debe ir al Infierno".

Comenzó a hablar de las mentiras que yo
había dicho, de cosas que había
robado en el pasado,
cuando engañaba a otras personas.

Satanás habló de otras horribles cosas
y perversiones cometidas por mi persona
y, entre mas hablaba, mas me
hundía en mi silla de acusado.

Me sentía tan avergonzado que no podía mirar a nadie,
ni siquiera a mi Abogado,
a medida que Satanás mencionaba pecados
que hasta había totalmente olvidado.

Estaba tan molesto con Satanás por todas
las cosas que estaba diciendo de mí, e,
igualmente, molesto con mi abogado,
quien estaba sentado en silencio.

Yo sabía que era culpable de las cosas
que me acusaban, pero también
había hecho algunas cosas buenas en mi vida,
¿no podrían esas cosas buenas por lo
menos equilibrar lo malo que había hecho?
Satanás terminó con furia su acusación y dijo:

"Este individuo debe ir al Infierno,
es culpable de todos los pecados y
actos que he acusado, y no hay ninguna
persona que pueda probar lo contrario.
Por fin se hará justicia este día".

Cuando llegó su turno, mi Abogado se levantó
y solicitó acercarse al juez,
quien se lo permitió, haciéndole
señas para que se acercara, pese a las
fuertes protestas de Satanás.
Cuando se levantó y empezó a caminar,
lo pude ver en todo su Esplendor y Majestad.
Hasta entonces me di cuenta por qué me
había parecido tan familiar era Jesús
quien me representaba, Mi Señor y Salvador.


Se paró frente al Juez, suavemente le dijo
"Hola Padre", y se volvió para
dirigirse al Jurado "Satanás está en lo correcto,
al decir que este hombre ha pecado,
no voy a negar esas acusaciones.

Reconozco que el castigo para el pecado
es muerte y este hombre merece ser castigado.

Respiró Jesús fuertemente, se volteó hacia su "Padre"
y con los brazos extendidos proclamó:
"Sin embargo, yo di mi vida en la cruz para
que esta persona pudiera tener vida eterna
y el me ha aceptado como su Salvador, por lo tanto, es mío".

Mi Salvador continuó diciendo:
"Su nombre está escrito en el libro de la
vida y nadie me lo puede quitar.

Satanás todavía no comprende que este
hombre no merece justicia, sino misericordia.
"Cuando Jesús se iba a sentar,
hizo una pausa, miró a su Padre
y suavemente dijo:
"No se necesita hacer nada mas, lo he hecho todo".

El Juez levantó su poderosa mano y,
golpeando la mesa fuertemente,
las siguientes palabras salieron de sus labios:
"Este hombre es libre, el castigo para
él ha sido pagado en su totalidad, caso concluido".

Cuando mi Salvador me conducía fuera de la Corte,
pude oír a Satanás protestando enfurecido:
"No me rendiré jamás, ganaré el próximo juicio".

Cuando Jesús me daba instrucciones
hacia donde me debía dirigir, le pregunté:
"¿Ha perdido algún caso?".
Jesús sonrió amorosamente y dijo:
"Todo aquel que ha recurrido a mí para que lo represente,
ha obtenido el mismo veredicto tuyo.....
Pagado en su totalidad".

¡Que bendición! No hay mandamiento mas
grande que amar a tu prójimo como a ti mismo.
Por eso te pido Señor que bendigas
a mis familiares y amigos que están leyendo
esto ahora mismo, transmíteles confianza y
fortaleza, atrayéndolos a una mayor intimidad contigo.

Enviar este mensaje a cualquiera que
consideres tu amigo, como lo he hecho aquí,
traerá bendiciones sobre ambos.

Enviar este mensaje a alguien que no
consideres como tu amigo, es algo que Cristo haría.

¿Por qué quedarnos con los brazos cruzados...
cuando el hombre más grande del mundo
murió con los brazos abiertos?


QUE DIOS TE BENDIGA HOY Y SIEMPRE
Besos
Nancy Sparrow